La fiscalidad de los fondos de inversión.

Una de las ventajas que tiene invertir a través de fondos de inversión son las ventajas fiscales que ofrecen. En este sentido el hecho más destacable es su tributación como rendimientos patrimoniales, lo que permite la compensación de plusvalías, rendimientos positivos, con minusvalías, rendimientos negativos.

■    Fiscalidad de las personas físicas

Los fondos de inversión están exentos de tributación hasta el momento de su reembolso. En ese momento, se aplicará una retención a cuenta del IRPF del 18% sobre las plusvalías obtenidas según la normativa fiscal vigente a enero de 2007.

La diferencia entre el importe obtenido en el reembolso de participaciones y el satisfecho en su adquisición es una ganancia / pérdida patrimonial que se integrará en la base imponible del ahorro sobre la que se aplica el tipo único de tributación del 18% (según la normativa fiscal vigente a enero de 2007), con independencia del plazo en que se haya generado esta ganancia o pérdida patrimonial (incluso si se ha generado en un periodo inferior a un año).

Respecto a los coeficientes reductores de plusvalías generadas por la transmisión de participaciones adquiridas antes de 1994, se respeta la aplicación de los coeficientes reductores sobre la parte de la plusvalía total generada con anterioridad al 20 de enero de 2006 y se suprime su aplicación sobre la parte de plusvalía generada a partir de dicha fecha. (Esta modificación en la forma de cálculo de la plusvalía se aplicará sobre todos los reembolsos hechos desde el 20 de enero de 2006).

Fondos de reparto: Se aplica una retención sobre los dividendos del 18%, tanto a personas físicas residentes como no residentes que no tengan acreditada su condición de no residentes fiscales y a personas jurídicas.

Traspaso de fondos: Para que un traspaso se pueda llevar a cabo, el titular de las participaciones no puede ser una sociedad o persona jurídica, ni una persona física sujeta al impuesto sobre la renta de no residentes.

La venta de participaciones no tributará cuando el importe obtenido de las mismas sea traspasado a otro fondo de inversión. Asimismo, las nuevas participaciones conservarán el valor y la fecha de compra de las que se hayan vendido. Puesto que la ley obliga a que las participaciones vendidas sean siempre las más antiguas, este tratamiento fiscal ofrece la posibilidad de gestionar activamente la fiscalidad de los fondos de inversión.

■    Fiscalidad de las personas jurídicas

No tributan en el Impuesto sobre Sociedades mientras no soliciten el reembolso.

La renta obtenida tiene la consideración de variación patrimonial.

La variación patrimonial se incluirá con el resto de los rendimientos de la sociedad, tributando al tipo correspondiente.

■   Fiscalidad del propio fondo de inversión

Puesto que el fondo tiene la consideración de persona jurídica tributará en el Impuesto de Sociedades a un tipo de gravamen del 1 % sobre los rendimientos obtenidos.


 

Os ajunto un artículo muy bueno complementario este de BolsaMania, Fiscalidad de un fondo de inversión. Aquí

 

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *